pág 11 Todo lo que pude encontrar que estaba mal en el Universo


Los paramecios concluyeron erróneamente, al hacer esa extrapolación, que provenían de un lugar en el que todos estaban trepados unos encima de otros, pero fácilmente nosotros que estamos viendo el fenómeno desde un ángulo diferente sabemos que esa ola llegará un momento en que dejará de presionar aceleradamente, inicialmente más lentamente hasta llegar a un punto, cuando la cresta esté en todo su cenit, en que no exista aceleración ninguna y todo nuevamente comience un proceso de relajación. En conclusión no hay lugar a un lugar de donde todo explotó, no hay lugar a un Big Bang.

Tampoco podemos asimilar esta idea a la de un universo oscilante, en el que se dice que el universo se expande, luego se desacelera, se inicia un proceso de contracción para llegar al denominado Big Crunch.

En el universo bipolar nunca se llega a esos extremos de las singularidades, porque el universo bipolar está conectado con los demás universos de la misma manera que una ola del mar lo está con las demás olas. Sería absurdo estudiar una sola ola del mar y pensar que esa sola ola fuese todo el universo conocido.

En el punto máximo de la ola existe otro universo muy diferente al que conocemos hoy, allí los fenómenos físicos son diferentes, no es del caso entrar a mirar cómo sería ese universo, pues nos excederíamos en tratar de comprender otro universo teniendo pendiente aún por comprender el nuestro, pero de lo que sí pueden tomar nota es que no es una singularidad, ni que se inicie un Big Crunch.

Podríamos entrar a estudiar nuestro universo cuando la ola ya pasó su cenit. Para los nuevos seres que evolucionen, se verán a sí mismos, en un proceso de aceleración centrípeta, verían que todas las galaxias se estuvieran acercando, pero este tema también se sale de los confines de lo que estamos tratando.

Mas aún, hay otros universos en el que dos olas gigantes se acercan una hacia la otra, igual que ocurre con las ondas a nuestro alrededor. Se suman sus efectos y estudiaríamos en ese punto otro universo bipolar que consta de dos extremos de materia, que se acercan, con una relajación del espacio entre ellos. Solo les puedo decir de este último, y eso, por mero impulso para no morderme la lengua que, éste, no tiene radiación de fondo, sus leyes son muy diferentes a las nuestras.

La tensión o energía de punto cero del vacío entre sus dos polos sería negativa. Los dos polos de ese universo estarían acercándose en vez de estarse alejando como lo hacen los nuestros, en fin.

También podríamos estudiar universos que se forman cuando se encuentra una cresta con un valle o cuando se encuentran dos valles del inmenso mar del universo. Cuando les hablo de dos valles, recordemos que los valles es el dominio de la antimateria, o sea cuando se acercan dos valles de antimateria, la tensión del espacio es menor y ambos polos ceden su antimateria. La antimateria recupera el espacio perdido y se van desvaneciendo. Van perdiendo su antimateria. Parecido a como nos está sucediendo en nuestro universo en estos momentos, con la diferencia que a nosotros se nos gasta la materia y a ellos la antimateria.

Les había prometido que ese tema es harina de otro costal, pero no quise irme a tratar otras cosas sin antes por lo menos darles una visión de lo que sucede más allá de todos los extremos de la física conocida.
Pág. 12

Continuará